lunes, 27 de noviembre de 2006

Estado policial, nos guste o no

Parte I: En Estados Unidos

Leo estupefacto la noticia: "La Policía de Nueva York mata a un hombre negro durante su despedida de soltero". Después de leer los datos, yo propondría el titular: "La Policía de Nueva York acribilla a balazos a un joven negro durante su despedida de soltero".

El fallecido, Sean Bell, tenía 23 años. Con 23 años ya se es un peligro, e imagino que más si eres negro. La Policía no ha dado aún su versión de los hechos, pero dispararon 50 balas contra un coche en el que iba Sean con dos amigos o familiares. Uno de los heridos tiene 11 heridas de bala, y se encuentra en estado crítico, y el otro tiene "sólo" tres balazos y está estable. Salían de un local de striptease y, por "motivos desconocidos", los acribillaron a balazos. Para más inri, los agentes iban de paisano. Para más inri aún, cuando los familiares van a ver a los dos supervivientes, están esposados a la cama.

Resultado: que la novia y madre de dos niños prepara el funeral del que nunca llegará a ser su marido, en lugar de su boda, que se iba a celebrar hoy. Ah, qué mundo este, tan seguro, tan tranquilo... Ahora, los que vivan en Queens (NY) ya pueden dormir tranquilos, porque si esos tres chicos negros planeaban algo turbio la noche antes de la boda de uno, se han desbaratado sus planes.

Me ha recordado a un vídeo horripilante que vi hace no demasiado, en el que unos polis en una Universidad americana (UCLA), básicamente torturan a un estudiante de 23 años que está en una sala de informática o similar, creo que por no enseñar su carné de la universidad o similar. Os lo incrusto debajo y os digo antes de qué trata... Resulta que utilizan stun guns, una pistolita de esas que sueltan 50.000 voltios. Le exigen que se levante y le vuelven a electrocutar, tirándole al suelo una y otra vez. Al final, incluso otros estudiantes salen en su defensa, aunque tampoco sirva de mucho. Ah, el chico se llamaba Mostafa Tabatabainejad. Gran candidato con ese nombre.



Parte II: En Europa (las nuevas leyes en los aeropuertos)

Y esto enlaza con otro tema que comento con amigos últimamente: la nueva ley europea que pone mil y una trabas a volar con líquidos sin facturarlos. No conozco los detalles (para el que los quiera saber, en AENA está la información), pero creo que no se pueden superar los 100 mililitros (10 cl, un tercio de lata de refresco) de lo que sea: cremas, pasta de dientes, colonia, desodorante, gomina... O más importante, jarabes, medicinas, líquido para las lentillas, etc. etc. Cada uno de estos "botecitos" debe ir en una bolsa de plástico transparente que no supere el litro (sí, a mí también me parece un lío supino utilizar el litro como unidad de volumen... de una bolsa de plástico transparente). Imagino que si te pasas, otra bolsita. Debe ser cómodismo, viva la comodidad de los pasajeros... Se supone que es para evitar ataques en los aviones. Eso sí, puedes comprar todo lo que te han hecho tirar antes justo después del control de seguridad, en las tiendas de los aeropuertos. Porque esos sí están "comprobados"...

¿Qué gilipollez es esa? ¿De dónde viene esto? ¿Un atentado frustrado en Londres, no? Ah sí, veamos, tiremos de Google...

El 10 de Agosto (en plenas vacaciones, con el consiguiente desbarajuste internacional de vuelos y aeropuertos y con la habitual cobertura de mega ataque terrorista en los telediarios), pudimos saber que el "Reino Unido frustra un plan para hacer explotar aviones en pleno vuelo". Por si no os acordáis (esto de las alertas terroristas... duran 2 días en las noticias y luego nunca se sabe más de ellas ¿os habéis fijado?), Scotland Yard detuvo a 24 personas (de las que procesaron después a algunos, liberaron a otros, y el resto no se sabe) porque pretendían explotar el avión (¿qué vuelo? ¿o eran varios? ¿por qué no hay detalles en la noticia?) con "líquidos químicos" que llevaban en el equipaje de mano. Teniendo en cuenta que busco esta información más de 3 meses después, no hay detalles de qué líquidos eran, en qué cantidad, etc. Aunque a mí, a bote pronto, me parece que con 10 cl. (recuerden, cantidad permitida) de nitroglicerina y un mechero se puede montar un estropicio importante. No quiero dar ideas, pero creo que es un líquido muy explosivo a temperatura ambiente. La nitro es un compuesto básico de la Goma-2, el explosivo de Mortadelo y Filemón.

Espera, después de media hora buscando he encontrado algo: iban a "sintetizar" productos explosivos a partir de productos normales, como geles, etc. y luego detonarlos con algún dispositivo tipo MP3. Qué fácil parece ¿no? Demos la voz a un experto, el Teniente Coronel retirado, Nigel Wyde, que trabajaba como especialista en explosivos y artificiero de la Royal Army británica.. Veamos:

La idea de que estas personas pudieran sentarse en el aseo del avión y simplemente mezclar estos líquidos domésticos para crear un explosivo con la potencia necesaria para volar una aeronave completa es insostenible.(...)

Esta noticia ha sido exagerada más allá de cualquier proporción. Los líquidos necesitarían ser destilados cuidadosamente a temperaturas bajo cero para extraer los compuestos químicos necesarios, que son muy díficiles de obtener con el grado de pureza necesaria.
Qué pena que estas noticias que contradicen la versión oficial no salgan en los "medios oficiales", lo mismo de siempre. Volviendo a los aeropuertos, es en esa historia cuando menos dudosa, incluso para la BBC, en la que se han basado para estas nuevas leyes. ¿Y quién ha hecho estas leyes? Lo averiguo leyendo un artículo quejándose de estas medidas escrito por un eurodiputado de CiU en El País...

Pues el Comité de Seguridad de Aviación Civil, "un organismo técnico formado por expertos de los 25 Estados miembros creado en el año 2002 para auxiliar a la Comisión Europea cuando deba formular propuestas en la materia". La reunión fue secreta, y el acta de esa sesión también es secreta. Cito del artículo (de un eurodiputado recuerden, no un cualquiera):

La semana siguiente, sin previa consulta al Parlamento ni a nadie, la Comisión Europea aprobó el Reglamento 1546/2006, que convertía en ley para toda Europa la propuesta técnica cerrada unos días antes. Pero la norma nunca ha sido publicada: el texto -que se impone directamente a todas las autoridades de Europa- fue también declarado secreto. Es decir: el Reglamento tiene un solo artículo, que se limita a aprobar un Anexo con las especificaciones sobre qué se puede llevar, cuándo y cómo. Y estas reglas "serán secretas y no se publicarán", aunque "se pondrán a disposición de las personas debidamente autorizadas por los Estados miembros o por la Comisión".

En consecuencia, los ciudadanos no tenemos ninguna posibilidad de verificar, o en su caso impugnar, la aplicación de esta norma, porque no tenemos derecho a conocer su contenido. Claro que tampoco la conocen los uniformados que deben aplicarla en los controles de nuestros aeropuertos, profesionales que encuentran en su intransigencia y su rigidez la mejor garantía de continuidad para su puesto de trabajo. Ellos y ellas han recibido simplemente un folleto con instrucciones. Y sólo ellos tienen la autoridad para decidir si autorizan o no un bote con leche materna, si hay que descalzarse o no y por qué, o si deben exigir receta médica por un jarabe contra la tos que puede ser esencial para el viajero pero que no la necesita.
Vamos, que en una semana y sin publicar la ley, nos han cambiado la vida a todos los que tenemos que viajar en avión alguna vez. ¿Sin la amenaza de ese atentado habría salido adelante esta ley? ¿No habría protestado nadie?

Como me estoy arrepintiendo de no haber votado un NO como un castillo al referéndum sobre el tratado de la Constitución Europea, como hicieron en Holanda y en Francia. Porque ni los elegimos, ni nos consultan, ni podemos exigir nada. Menuda Unión.

2 comentarios:

Buje dijo...

Sobre el primer tema: he oído esta mañana en la radio (Radio Nacional de España) que por lo visto el local de streptease venía siendo seguido porque en él se producían contactos entre traficantes de drogas. En ningún caso se menciona que este chico y su familia o amigos fueran sospechosos de tales cargos. Lo que sí dicen es que la policía "podía" haber admitido el error. Por lo visto pensaban que iban armados y cuando registraron el coche no encontraron arma alguna. Ahora, el daño ya estaba hecho. Definitivamente Estados Unidos es un país donde se dispara primero y luego se pregunta, y donde se es culpable hasta que se demuestre lo contrario...

Punto dos: lo del chico este de UCLA es lamentable. Queda claro que tener un nombre árabe o musulmán perjudica en Estados Unidos y ya sólo por ello puedes ser sospechoso de terrorismo. Creo además que la cuarta enmienda exime a los ciudadanos americanos de tener que enseñar su ID o pasaporte o documentación a menos que sean acusados de haber cometido un delito, infracción de tráfico o similar. Además se trata de una policía de un Campus, que es seguridad privada, y de una universidad privada como es UCLA. Lo que no sabemos es si las normas de la universidad, al ser privada, dicen que todo estudiante deberá enseñar su ID en caso de ser requerido por las autoridades del Campus. De ser así estaría quebrantando las normas. Ahora, descargas de 50.000 voltios me parece un castigo excesivo y desajustado a la realidad. En eso no hay duda. Es una locura propia de torturadores.

Punto 3: a mí en concreto me afectó el "intento frustrado de atentados" en los aviones de la British Airways, porque me iba precisamente el 10 de agosto a pasar unos días a Londres. Ni que decir tiene que me parece ridículo todo lo que se montó, aunque siempre te queda la duda, en el mismo día, de si efectivamente se iba a producir el ataque terrorista y tal... En ese momento lo ves hasta lógico. Pero cuando pasan los días y las semanas y se ve que todo huele a chamusquina, por todo lo que se comenta en este post y por más detalles que no se han dado, ves que todo es otro cuento que nos han vuelto a "colocar". Y así seguimos, inmersos en una auténtica estrategia política que tiene por finalidad el miedo, tenernos acojonados sin poder viajar, sintiéndonos vigilados y en muchos casos casi delincuentes sólo por tomar un avión. Es una auténtica locura. La seguridad en un avión, o en un tren o en cualquier medio de transporte es muy subjetiva. Lo de los líquidos y explosivos suena a peli de James Bond, a Mision Imposibe y cosas así. Si uno quiere "armarla" en un avión no necesita de explosivos.

Eva dijo...

Intento ir digiriendo cada información de tu blog poquito a poco y por eso mi primer comentario quedará registrado en la última entrada que tienes en este momento. Aunque no es por este texto por el que estoy más impresionada en este instante.

Ando peleándome con el inglés viendo "Loose Change2" hoy, en la madrugada del 8 al 9 de Diciembre, mientras todo el mundo está de puente, a las 4:00 de la mañana de una noche de copas... Y cómo me jode no dominarlo, porque me pierdo más de la mitad de la información. Pero repetiré y repetiré. Y en cuanto esté más ducha entraré con el "America: From Freedom to Fascism"

Qué decirte... Me da un poco de vergüenza admitir que siempre me lo he tragado todo sin dudar demasidado. Si la caja boba dice que Osama Bin Laden es el culpable del 11-S pues va a misa... aunque bueno últimamente ya no iba todo directamente a mi absoluta credibilidad, pero casi... Supongo que Michael Moore nos hizo a todos ver las cosas de otra manera. Y aún así no sé de qué me sorprendo. "Pan y Circo" y el pueblo vive feliz y despreocupado. Ha sido así en todas las épocas. Campañas de terror en época preelectoral que hagan a los pobres rebaños de ovejas sentirse desprotegidos y votar al lobo depredador pensando que los va a proteger... sin saber que están votando a su propio enemigo.

Estos días leo con estupor y avidez todo lo que cae en mis manos sobre Litvinenko (de momento en español, así que supongo que me pierdo mucha información, dame tiempo...) y descubro que en 2002 acusó a los servicios secretos rusos de haber volado dos edificios de viviendas en Moscú en 1999, acto terrorista que fue atribuido por el Kremlin a terroristas chechenos. Aquellos atentados ocurrieron justo en vísperas del inicio de la segunda guerra de Chechenia, que sirvió de trasfondo para la campaña electoral de Putin a la Presidencia. Tiempo después se le encargó asesinar al entonces secretario del Consejo de Seguridad de Rusia Borís Berezovski y al final Litvinenko resultó envenenado justo cuando investigaba por su cuenta la muerte de la periodista Anna Politkovskaya, asesinada cuando preparaba un artículo sobre las torturas sistemáticas en Chechenia. Casualmente desde la llegada de Putin al poder hay doce asesinatos de periodistas sin resolver. Madre mía. ¿Te imaginas que eso sucediera aquí? Aquí suceden otro tipo de atrocidades, pero no tan evidentes. Y uno piensa, ¿estará tan ciego el pueblo ruso? Supongo que todos lo estamos. Desde luego estamos atiborrados de Pan y Circo. Y claro, si vemos el telediario pues no ayuda demasiado. Y nos creemos más informados que en ninguna época anterior...

En fin. Mil puertas abiertas. Al menos reconozco que ahora ya no creo todo lo que me dicen. Y hoy en día con internet disponible es un delito no buscar toda la información que uno pueda. Puede que por fin a mis 26 años comience a pensar de distinto modo y... bueno, a pensar, a fin de cuentas.

Te leeré, te lo prometo. Y esto puede dar para muchas charlas. Un beso