jueves, 27 de marzo de 2008

Epílogo sobre las elecciones

Ya sabéis mi opinión sobre las elecciones y en general la clase política.

Pero hoy leyendo a Herr Koch me he enterado de que la OSCE envió una misión de observadores internacionales, como las que mandan a repúblicas bananeras porque no creemos que el proceso electoral allí sea justo. A las elecciones a las que me refiero son las del 2004, las del 11-M.

Y lo curioso es que el informe dice unas cuantas cosas que considera inusuales. No es mi opinión, es la de la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa), en concreto de su departamento ODIHR (Office for Democratic Institutions and Human Rights). Como buen buscón que soy, el informe en inglés lo tenéis ya encontrado en la web de la OSCE.

Entre las inusuales características, propias de nuestra querida Spain is different encontramos:
  • La destrucción de todos los votos en cuanto son anotados (¡¡¡o sea que el recuento aquí es imposible!!!), a menudo antes de que se anuncie el ganador oficial y antes de que termine el plazo de reclamación. Surrealista.
  • La existencia de millones de papeletas sin control real (las que mandan los partidos a casa y que acaban en la basura, pobres árboles talados, y que por cierto paga el Estado).
  • Que el voto, contrariamente a lo que dice la Constitución, no vale igual independientemente del votante. Suena a principio fundamental pero la realidad es que en España vale más un voto de un soriano que el de un madrileño.
  • El sistema está diseñado para favorecer únicamente a los grandes partidos y a los pequeños partidos regionales. ¿Bipartidismo, alguien más? (Corolario del anterior)
  • Que una parte sustancial del voto por correo llega tarde y no entra al recuento en absoluto. Cito textualmente: "Esto es particularmente serio puesto que el número de votos por correo es suficientemente grande como para afectar en gran medida el resultado de las elecciones."
  • Que la Junta Electoral Central, que me acabo de enterar que son 13 miembros (8 magistrados y 5 profesores) se reúne siempre a puerta cerrada.
Según dice el informe, todas estas peculiaridades sólo son aceptables debido al altísimo nivel de confianza de los españoles en sus instituciones y procesos democráticos. Espérate que me meo de la risa...

Veamos la confianza de los españoles. En las últimas elecciones del 2008, la abstención más los votos nulos más los votos en blanco lograron el 40,81% de los votos. El PP logró el 40,11% para el Congreso. El PSOE ganó con el 43,64% para el Congreso. Toma confianza, la segunda opción política más votada fue la de "todos apestáis" y por poco no ganamos las elecciones, quizá con unos cuantos votos de esos por correo que no llegan porque los plazos son mínimos... La fuente es la propia cueva del lobo, el Ministerio del Interior.

Y por cierto, también en El Paso de las Termópilas, por fin me he enterado de qué va la famosa crisis de las subprime. Porque todo el mundo la comenta, pero casi nadie la explica, y menos así de bien.

3 comentarios:

Camiseta a rayas dijo...

Este tipo de blog me exije demasiado, quiero decir, lucho por no poner las "tontás" que suelen salirme de primeras. Ahora bien, el tema de los votos por correo me parece digno de estudio, porque dada la incompetencia del servicio de Correos aquí, dudo mucho que lleguen a tiempo al escrutinio los votos hecho mediante esta vía. Luego quieres mandarle una postal de Cuba a tu madre y entre pitos, flautas, extravíos y demás trabas tarda en llegar un mes si tienes suerte. No me cuadra, no.

La democracia aquí es un teatro, no tiene más.

L o L i T a dijo...

Mmmmmmm...me parece de lo más tranquilizador lo de la destrucción de todos los votos en cuanto son anotados! Si el objetivo era dar motivos para q te salga una risa enlatada al escuchar algo relacionado con política lo hacen de puta madre, huele a podrido...

Recuerdos :P

Agusss dijo...

Nunca me ha gustado el sistema democrático español, independientemente de las irregularidades que se aprecian en el recuento de votos como has puntualizado y he leido en los enlaces (muchas thanks). Pero el punto que más me calienta es la importancia de un voto en una región u otra, y que, a consecuencia de ello, al resto de españoles nos gobiernen cuatro exaltados nacionalistas y sus sobornos. Y lo peor de todo es que a ningún partido grande le gusta pero no hacen nada...uy por qué será....