miércoles, 28 de mayo de 2008

¿Karma?

Desde hace algún tiempo, no me gustan los famosos que, llegados a un punto del star system, deciden que su profesión (cantante, actor o actriz, etc.) se les queda pequeña. Y utilizan la imagen que tienen, que arrastra medios y garantiza titulares, para meterse en otros "saraos".

Podéis pensar en actores embajadores de UNICEF o ACNUR, músicos apoyando a partidos políticos, etc. etc. No sé por qué la opinión de esa gente tiene que valer más que la de los demás: un talento para la música no necesariamente implica unos valores decentes, y una habilidad especial para la actuación no te da clarividencia sobre la política mundial. Se puede ser pescadero y filósofo, o surfista y genio de la Física, en otras palabras.

Uno de los movimientos que más adeptos tiene es desde luego el budismo y en concreto la causa de los monjes tibetanos, abanderados por ese trotamundos que es el Dalai Lama. Como sabréis salvo que hayáis estado hibernando los últimos quince días, ha habido un terremoto descomunal en China que ha causado unos 68.000 muertos.

Bien, pues hoy leemos que Sharon Stone, actriz conocida por abrir y cerrar las piernas en Instinto Básico y poco más, ha dicho de forma poco sutil que quizá el terremoto es consecuencia del karma, debido a lo mal que se porta el gobierno chino con el Tibet y en concreto, con su amigo y admirado Dalai Lama. Textualmente: "Pero luego pasó este terremoto y todas estas cosas, y pensé, ¿será el karma, que cuando no eres agradable las cosas malas te pasan a tí?"

Como es de esperar, el país que ha perdido casi setenta mil vidas humanas de una tacada hierve de ira contra Sharon Stone, con toda la razón. ¿Cómo se puede ser tan gilipollas?

Primero, si realmente es admiradora del DL (por abreviar) y suponemos que entiende algún mínimo de la religión tibetana, tiene que repasar porque su concepto del karma está tan lejos de la realidad como su oportunismo de la buena educación. Incluso suponiendo que el karma sea la acumulación de hechos negativos que realizamos en la vida, y que en algún momento nos pasa factura, la política respecto al Tíbet no la marcan ni uno solo de los muertos en el terremoto, sino el gobierno de ese país. Y que yo sepa ninguno de los líderes que viven a cientos o miles de kilómetros ha resultado dañado. Parece que el cosmos se equivocó al apuntar con su "rayo del karma".

En segundo lugar, puestos a examinar los receptores de la catástrofe, son personas de carne y hueso que viven en un país con una dictadura comunista desde hace cincuenta años. Son igual de víctimas que los dichosos tibetanos de ese régimen aparentemente castigado por la ira divina.

Esto es lo malo de las modas que se crean en los medios de "China mala, China mala" que al final alguien con el cerebro infestado de bótox y cocaína abre la boca delante de un micrófono y dice la primera tontería que se le ocurre mezclando las cosas que oye por la tele. Y encima lo adereza con una supuesta espiritualidad de medio pelo.

Esperemos que Sharon Stone no reencarne como víctima de un terremoto por el comentario que ha hecho y según su propio concepto del karma. Y esperemos que aprenda del budismo, o del sentido común porque no hacen falta religiones, la empatía con sus semejantes (incluidos los chinos que tanto odia) y sea capaz de sentir como malo el terremoto y sus víctimas.

O al menos, disimularlo.

8 comentarios:

juan_nadie dijo...

muy bueno el post. pienso lo mismo. yo me troncho cuando a alguno de estos genios, una universidad va, y los hace doctor o doctora honoris causa, de rísa.

Ramón de Mielina dijo...

Se les utiliza como imagen, de manera más o menos acertada, pero probablemente les pagarán por todas estas cosas... Ellos ponen la cara y, simplemente, su aportación es que los medios cubran el espectáculo. Son sólo un medio para conseguir dirigir la mirada de los consumidores del Tomate hacia horizontes más lejanos.

No estoy de acuerdo al 100% pero si pueden utilizar su imagen para algo bueno, ¿por qué no? Es mejor que no hacer nada.

Pero os doy la razón en que muchos de ellos ni siquiera valen para dar imagen.

Charlie dijo...

Ramón, muy acertado el apunte, pero creo que semejante barrabasada debió salir de su cerebro sin pasar por la mesa de algún relaciones públicas. ;)

Y no obstante, les paguen o no por decir lo que dicen, deberían leer lo que van a decir y decidir si están de acuerdo o no. Es su responsabilidad.

Ramón de Mielina dijo...

Llegado a un punto de sus vidas, supongo que lo que les importa es seguir haciendo caja, sobre todo a Sharon Stone que está de capa caida (y otras cosas que se caen...) :-P

Agusss dijo...

El problema no lo tienen ellos y sus idioteces que nos difunden los medios (parte de culpa tienen), preparadas o no (creo que la que nos ataña no lo es como apunta C), sino los memos que valoran más su opinión que la suya propia. Estamos en la cultura del "vaguismo" y es más cómodo dejar que opinen por tí y unirte a la opinión "guay" de un famosete que tratar de formarte tu opinión informandote

Camiseta a rayas dijo...

Yo lo único que sé del Karma es por "Me llamo Earl", y creo que ya es bastante más de lo que sabe la señora Stone.


Besoteeeeeeee

Ramón de Mielina dijo...

Karma dice...

Jota dijo...

Jeje, guay el artículo. Aunque Sharon Stone no es de las peores, pues dijo a un periódico árabe que ella no se cree para nada la versión oficial del 11-S.
Angelina Jolie está emparentada con Hillary Clinton. Me parece muy curioso que siempre sean las mismas familias las que destaquen en EEUU. Y no es que en España no pase, la riqueza se concentra en unas pocas multinacionales en todas partes.