jueves, 12 de junio de 2008

Somos tontos

He llegado a la conclusión de que cualquier cosa que nos pase, nos está bien empleado. Somos tontos porque somos incapaces de actuar e incapaces de manifestar nuestro descontento, pase lo que pase a nuestro alrededor.

Imbuidos sin ninguna duda de la estupidez, la pereza intelectual y la inactividad en general promovida por nuestros medios de educación-información-entretenimiento, aceptamos cualquier cosa como si nada. Como en la tele dicen que no pasa nada, pues no pasa nada. El día que digan "alarmaos" nos tirarmos por la ventana. Point-and-click.

Estos días observamos, de lejos claro, como siempre, que hay una huelga brutal de transportistas, a los que se han sumado pescadores, y toda la cobertura mediática se concentra en los efectos negativos que tiene para nosotros el paro, en lugar de en los motivos. Vale, no hay fruta fresca en el mercado. Qué cabronazos. Damos por sentado que esa gente encuentra la felicidad en tirarse horas y horas en la calle, sin trabajar, sin cobrar probablemente, solo por molestar y "dar por culo", ya me entendéis. No comparto la actitud de los piquetes hostiles que intentan obligar a la gente a secundar una huelga, tampoco. Pero, tal y como estamos, aplaudo cualquier iniciativa de manifestarse y hacerse notar, y no aceptar las cosas.

Yo ayer, llené el depósito del coche y pagué 50 euros, cuando hace un año pagaba 36 más o menos. Repsol obtuvo beneficios por valor de 3.188 millones de euros el año pasado. No les va mal, no. Que no me cuenten milongas del precio del petróleo. El Gobierno recaudó el año pasado 18.600 millones de euros por los impuestos sobre los carburantes. A mí también me dan ganas de manifestarme, por decir algo suave. Somos incapaces de relacionar las dos noticias. Yo-pagar-más-por-gasolina. Ellos-ganar-y-mucho. Tele-explica-todo. Tele-dice-bien. Yo-bien.

En Europa, nuestro proyecto común, que hoy está siendo debatida en Irlanda, único país que hace un referéndum sobre el tratado de Lisboa, han propuesto aumentar la jornada laboral por encima de las 40 horas. España se ha abstenido. No ha votado en contra, no sea que se ofendan. Un Gobierno "de izquierdas" se ha "abstenido" en un debate para ampliar la jornada hasta las 60 horas, o 65 para médicos y enfermeras.

Sobre el papel, como casi todo, no es tan malo: si el trabajador y el empresario llegan a un acuerdo, el trabajador puede trabajar 60 horas a la semana. ¿Diez horas al día y el domingo libre? ¿Doce horas entre semana y los fines de semana libres? La mayoría de la gente ya trabajamos más horas de las estipuladas, por aquello de arrimar el hombro en momentos puntuales.

Si el trabajador y el empresario acuerdan... Tampoco suena tan mal... Pero oye, oferta y demanda. Siempre habrá alguien más necesitado que acepte de antemano trabajar 60 horas. ¿Un inmigrante, quizá? ¿Una buena persona de Europa del Este que necesita el dinero y está dispuesto a dejarse las pestañas haciendo lo que sea? El que no quiera, le costará encontrar trabajo. Tiempo al tiempo. Es una especie de esclavitud sonriente y oficial. Leo hoy que nuestro gobierno luchará contra la jornada laboral de 65 horas. Hermoso titular, veamos la chicha...

El objeto de la discordia en este asunto es si se computa o no como trabajado el tiempo en que los médicos están de guardia pero en el que no llegan a trabajar. "No negamos que hay que calificar de algún modo ese tiempo2, admitió Corbacho. (Ministro de Trabajo e Inmigración)

Eso no es luchar contra nada amigo Corbacho, es matizar. El titular, como siempre, esconde que el Gobierno se abstuvo en la votación y ahora se preocupa por un detalle a mí parecer estúpido y superfluo. Lo fundamental pasa sin pena ni gloria por nuestros representantes y nuestra prensa. Lo fundamental es que nos quieren hacer trabajar más horas. Increíble.

Entre tanto, en nuestras televisiones, tenemos Eurocopa, a los Miami, a Cristiano Ronaldo y unas lluvias muy molestas. Planeemos vacaciones, salgamos a comprar algo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes toda la puta razón: Somos incapaces de mover el culo por nada. No sé si es lo por lo que dices, que la tele dice que no hay que preocuparse y no nos preocupamos, o porque nos han programado para ser unos güebones y no hay nada que nos mueva a levantarnos del sofá.

La verdad es que creo que nos han ganado esa batalla (y por ende, la guerra)

Ramón de Mielina dijo...

Ya no hay izquierdas ni derechas. Se trata de que cada uno salve su culo, nada más.

La huelga de transportistas... Tienen razón al manifestarse pero, en mi opinión, el cómo están haciendo las cosas y llevando la huelga les resta credibilidad y quita fuerza al mensaje.

Todo el mundo tiene derecho a ponerse en huelga pero no tienen por qué obligar a los que no quieres secundarla a que lo hagan. Ni tienen derecho a usar la violencia.

No tener fruta ni pescado ni carne... Bueno, ir al supermercado parece ir a una guerra en la que no hay alimentos y que la gente se pelea por una bandeja de pollo. Un huelga protesta tiene que tener algún efecto sobre la población para que surja la crisis para todos y todos sintamos los efectos en nuestras propias carnes. Si no nos afectara, probablemente nos daría igual.

De todas maneras, la gente se vuelve loca y, en vez de comprar con cabeza, se han dejado el sueldo de los próximos 4 meses en comprar "provisiones" incluso adquiriendo productos que normalmente ni necesitan. Así, por la histeria colectiva, no hay nada que comprar. Bueno sí... productos de limpieza y de higiene personal. Por lo menos estaremos limpios. Algo es algo.

Jota dijo...

Genial el artículo del tratado de Listoa, que se creen muy listos. Les faltará tiempo para implantar una "política común" de imponer los venenos genéticamente modificados (huy, quise decir de permitir experimentar con el avance de los OGMs); en la política de "propiedad intelectual" ya están manos a la obra, de ahí el puto canon bibliotecario. En cuestiones militares, muchos le tienen unas ganillas a Irán que no veas; y ya sabemos cómo retienen todos nuestros datos por toda EUropa, centralizados en Berlín.
7 miembros de lobbys de multinacionales por cada eurodiputado, esa es la proporción que hay en Bruselas, que indica muy bien de qué va todo esto, con 11 años que no se ha efectuado una auditoría a las cuentas, con un Comisario de Fraude condenado por corrupción en su propio país ... Puta Europa (guiño a Rubianes)

Señor A dijo...

Al anónimo del primer comentario:
Hace mucho tiempo que ya nos ganaron la guerra.
Servimos a la política del miedo, estamos conectados al bendito dinero y rezamos al dios Televisión.
Eso no quiere decir que nos tengamos que rendir...