miércoles, 14 de mayo de 2008

La desbandada del PP (y el bosque detrás de los árboles)

Como respuesta a una solicitud de un lector, comento muy brevemente mi opinión sobre la situación del Partido Popular.

Me importa un bledo.

Vale, y ahora, siendo menos desagradable y borde... Ya sabéis lo que pienso sobre los políticos, sobre los partidos, y sobre la supuesta "izquierda" y "derecha". Que son tan reales como los piques nocturnos en la época de Crónicas Marcianas, como las tensiones entre Risto Mejide y Jesús Vázquez, o como la película de La Bruja de Blair. Cualquiera que tenga ojos para leer y ganas para buscar puede llegar a la misma conclusión en un par de horas con Internet.

Cuando Rajoy, líder del PP, perdió las elecciones, recuerdo (lo siento me da pereza ahora poner las fuentes) cómo la mayoría de medios afines al PP manifestó que era una derrota pero con subida de votos, es decir era una derrota/victoria. La conciliación de dos antónimos en una misma frase es otro truco maravilloso de doblepensar y newspeak orwellianos, ya sabéis. Aprovecho para rogar al que no lo haya hecho que lea 1984, un par de veces, como siempre. ;-)

En este país, en mi opinión, los políticos son poco más que títeres y actores. Las líneas del discurso político no las deciden ellos en solitario, sino en grupo y en secreto, y la configuración del grupo, las listas electorales y los órganos de gobierno son un juego de pactos y alianzas que se basan más en "tener contentos" a las distintas facciones dentro del "partido" que a una unidad real de ideas y planes de acción. Hay mucha gente que manda en los partidos que no está en las listas: esa multitud de consejeros que sotto voce susurran a los políticos al oído qué decir y cuándo, esos grupos de ricos influyentes que aprovechan un evento público para recordarles los favores que les deben...

Digo esto porque lo que, en mi opinión personal, está ocurriendo es que Rajoy quiere seguir adelante pero los que mandan realmente no quieren. Así que se monta una campaña para tumbarle, atacando desde todos los frentes: los periódicos que le apoyaban ahora destacan mucho más cada opinión desfavorable, hablan de "crisis" (la palabra favorita, que activa el botoncito en la mente de los lectores adormilados de "¡hey! esto es gordo, se tiene que ir") los mismos que hace tres meses destacaban la solidez del grupo, sus propios acólitos se amotinan saltándose a la torera la jerarquía del partido y además utilizando siempre a los medios como amplificadores, etc.

Es una guerra de guerrillas, es como jugar al "tú la llevas", para erosionar a la persona, tanto a nivel personal como su imagen de marca.

Está claro que el plan es poner a Esperanza Aguirre, pero primero hay que tumbar el árbol que ocupa su sitio. Por si no lo sabíais, Esperanza Aguirre ha atendido a un par de reuniones del Club Bilderberg, un encuentro privado y secreto de personalidades mundiales de todos los ámbitos influyentes que se celebra anualmente. Algo similar a Davos, pero de carácter secreto. Imagínate mezclar a dueños de corporaciones multinacionales, con ministros, periodistas y directores de grupos de comunicación (de España va Juan Luis Cebrián, de Prisa)... Comento esto porque se comenta que la asistencia a Bilderberg es un espaldarazo de la élite a las aspiraciones profesionales de los participantes.

Bill Clinton asistió en 1991. Era gobernador de Arkansas. En 1992 consiguió la candidatura a Presidente, y ha estado un tiempecito en el poder. Tony Blair asistió en 1993, pasó de ser un miembro poco conocido a ser líder laborista en 1994, y ganó las elecciones en 1997. Romano Prodi asistió en Junio de 1999 y en Septiembre de 1999 fue nombrado presidente del Consejo Europeo. George Robertson estuvo en el Club en 1998. En 1999 fue nombrado Secretario General de la OTAN.

Igual no tiene que ver, o igual sí. Normalmente se minimizan u ocultan, en la información que recibimos aquí, los contactos e influencias internacionales. Probablemente a propósito, añado yo.

2 comentarios:

Bullx dijo...

¿Esperanza Aguirre? ¿La misma que proponía bombardear las nubes madrileñas con yoduro de plata para que lloviera? Técnica, por cierto, usada en Israel... Hay que ver... ¿De donde sacará esas ideas esta mujer?

http://www.elmundo.es/elmundo/2006/06/27/madrid/1151421321.html

Ramón de Mielina dijo...

Hay quien habla de una maniobra interna del PP... podría ser, por qué no.