martes, 30 de octubre de 2007

La calidad de los medios de comunicación

Imaginemos la situación. Estás discutiendo amistosamente, queriendo hacer ver a un amigo o familiar algo que para ti es evidente: el tufillo raro del 11-M, las incongruencias del 11-S, que Kennedy fue asesinado, lo que quieras, cualquier tema con aire "conspiranoico". Siempre, siempre, llega un punto en la conversación en la que la persona, que se aferra a su escepticismo como hemos hecho todos al principio, dirá la siguiente frase:

- Pero si eso que me dices es verdad, ¿cómo es que no lo he leído ni lo he visto en la tele?

Otra variante es:

- Ya claro, ¿y "en Internet" dicen la verdad y en la tele dicen mentiras?

En ese momento tienes que abrir otra vía y decir, sabiendo ya que la conversación se acaba, que "los medios no informan de lo verdaderamente importante, desinforman". A la mayoría de amigos esto les supone ya demasiado.

Por eso es importante, amigos, el estudio realizado por los alumnos de la Universidad Camilo José Cela, que podemos conocer en el diario la Opinión de Murcia, con este titular: Un estudio expone que las radios y televisiones no contrastan la información.

Incluso el titular para mi gusto ya es un poco tendencioso, porque lo que piensa el lector es que es una noticia de segunda división. Si leemos el artículo vemos la chicha del asunto (las negritas son mías):

Un estudio realizado por alumnos de la Universidad Camilo José Cela ha llegado a la conclusión de que las televisiones y radios españolas contrastan mínimamente sus informaciones, procedentes de una sola fuente y que, en dos de cada tres casos, es oficial e interesada.


Dos de cada tres casos es oficial. Esto es, el Gobierno o institución de turno dice algo y los medios lo retransmiten como si fuera la verdad contrastada. Significa que en el 66% de las veces, si quieren colarnos una mentira nos la cuelan por la complicidad de los medios. Sigamos (las negritas son mías):

El estudio ha analizado 10.438 piezas de radio y televisión y ha llegado a la conclusión de que en su mayoría (el 83% de los casos) ofrecen una sola versión, en general la de una fuente interesada por estar afectada directamente (el 78% de los casos en tv y el 63% en la radio) que, además, es oficial (el 72% de los casos en tv y el 65% en radio).

Es decir, las informaciones proceden de fuentes oficiales que son protagonistas únicas de informaciones que les afectan directamente, pero además, en un 77,77% su aparición en los medios audiovisuales responde a simples declaraciones o similares.

Según el estudio, casi el 65% de todas las fuentes analizadas aporta contenidos que el periodista asume y "casi acata en los textos que firma".

Leedlo otra vez. Es exactamento eso: los medios de comunicación que hemos aprendido a percibir como "independientes" ofrecen una misma versión (83%) de una fuente interesada (78%) y que es "oficial" (72%).

Básicamente son pregoneros. Si leéis prensa online, fijaos en la fuente de la noticia, buscad la agencia EFE, AP, etc... Están en todos los medios. La noticia sale de una única fuente y los demás medios la suelen plasmar. Luego viene toda la capa de opiniones y editoriales, en la que cada medio toma postura política. Pero lo fundamental es que lo que no se publica no se discute.

Pensad sobre ello. Es nuestra responsabilidad informarnos. Por supuesto no sobre la última pelea de gallos entre nuestros políticos locales, me refiero a informarnos de verdad.

Saludos y disculpad la espera. ;-)


1 comentario:

Maximiliano dijo...

Muy buena investigación, estas en todo lo cierto
Saludos