martes, 8 de septiembre de 2009

La separación y la moneda mundial


Hoy la ONU ha propuesto de manera oficial la creación de una divisa mundial que sustituya al dólar, y la creación de un banco central mundial que en este caso sería el FMI. Por tanto, se confirma lo que ya sospechábamos.

En este artículo ya dábamos algunos datos acerca de las implicaciones que tendría semejante medida a la hora de instaurar el tan citado Nuevo Orden Mundial. Era de esperar alguna noticia como esta, y más que habrá. A ciertas élites les encanta el periodo postvacacional, septiembre y principios de octubre, más o menos al inicio del nuevo año judío, para soltar ciertas "bombas". Es un periodo en el que pueden conseguir máxima audiencia pero la gente todavía anda algo despistada.

No hace falta ser profeta ni sacar las centurias de Nostradamus para darse cuenta de que vienen tiempos de muchos cambios, y nos tememos que, por el momento, nada buenos. Cada día surge alguna noticia que anuncia pérdida de libertades, medidas de corte autoritario, epidemias de miedo o algún novedoso sistema de control. Y en este contexto, el fenómeno de la globalización no resulta en absoluto tranquilizador. De hecho, ya se está viendo que el avance del autoritarismo no se está produciendo de manera aislada, sino que las noticias alarmantes llegan desde diferentes países, y sin contar con apenas oposición por parte de los ¿ciudadanos?

Pero recuerde, los tiempos tormentosos están llenos de oportunidades. A veces, para tomar consciencia de las cosas es necesario que todo se agite. Y aunque parecemos cada vez más burros por todo lo que tragamos, lo cierto es que también hay también cada vez más gente que se está dando cuenta de ciertas cosas. Lo único que nos falta es unirnos, sólo eso, y para eso hace falta un cambio de consciencia. Mientras sigamos separados, cada uno metido en su burbuja, en sus miedos, en su día a día, en nuestros intentos por seguir adelante al margen del resto del mundo, pensando que nuestros problemas terminan allá donde acaba la pared de nuestra casa, uno por uno nos irán merendando... Sólos no vamos a ninguna parte, unidos tenemos una fuerza descomunal. Por eso temen tanto a los grupos. Por eso nos quieren separar.

Los que están montando todo el numerito son cuatro gatos, con poder y dinero, sí, pero cuatro gatos. El resto del mundo somos los que con nuestra inacción y pasividad les damos ese poder, porque seguimos jugando a su juego, porque les reímos las gracias, porque les dejamos hacer, porque tenemos mucho miedo y poca confianza en nosotros. Por eso un cambio de consciencia es fundamental, ahora más que nunca. Cada uno de nosotros, desde nuestro lugar, hemos de contribuir a ese cambio. Queda mucho por hacer.

2 comentarios:

Charlie dijo...

Todo lo que una tiranía necesita para triunfar es que la gente de bien no haga nada.

El problema es que la gente buena está llena de dudas, y los malos están muy seguros.

Esas dos citas, repetidas de memoria y probablemente mal citadas, son lo que ha venido a la cabeza después de leerte. Buen post.

freequencies dijo...

Faltaria unirle a tu analisis que aquellos pocos en su mayoria son dementes, en el sentido literal de la psicologia, PSICOPATAS que lograron llegar "alto".